web counter

Estas viendo todo lo que hay en Soyswinger.com de 'Relatos Swingers'

16
ene

Relato swinger: “TRIO CON MI ESPOSA Y SU JEFE”

Hola, le cuento como hicimos un trio con el jefe de mi esposa. Somos de venezuela, mi esposa es una catira de 1.67, buen cuerpo, buena totona y buen culo y senos pequeños y tiene 32 años, yo tengo 31.
Siempre en diciembre el jefe le hace una fiesta pequeña con sus empleados en una granja que tiene en barquisimeto y cada quien va con su pareja y pues otros van solos… despues de tanto tomar y hablar cosas e intercambio de regalos, que por cierto el jefe le dio a mi esposa y pues fue muy buen regalo, mi esposa estaba medio prendida y y alebrestada, el jefe la miraba con el rabo del ojo como con ganas, ya que cargaba un jean bien ajustado y rico, me dio como celos pero morbo a la vez… pues ya todos se estaban yendo y su jefe nos dice que si queríamos nos podíamos quedar en la granja, pues lo pensamos un rato y despues de mas tragos mi esposa decidió que nos quedáramos… una vez que se fueron todos, su jefe muy respetuoso nos dijo donde es el cuarto y pues le dijimos que nos tomariamos otro trago e iríamos al cuarto, pues hablamos muchas cosas mas y pues nos contó que su esposa tenia 4 meses de viaje al exterior y muchas cosas mas…
Nos fuimos al cuarto los dos, mi esposa estaba mas prendida que yo y pues queria ver como su jefe la cogía pero no sabia como, deje la puerta abierta a propósito y comencé a quitarle su ropa y ella de una vez comenzó a chuparmelo bien ricooo… al rato el pasa y no cree lo que ve, mi esposa estaba en 4 chupandomela y le hice seña con la mano que esperara y le digo ” mami no te gustaría que tu jefe te metiera su verga que tiene mucho tiempo sin nada de nada” y me dijo “ahiiii que ricooo papiiii” y le hice seña a su jefe que pasara y de una vez comenzó a tocar su totona que estaba muy mojada y babosita.
Ella se detuvo un rato pero siguió chupandola, sorpresa cuando su jefe le puso su pene tambien en su boca y comenzó a chuparnosla a los dos… al rato ella pide que se la metan y el jefe comenzó primero, wuaoooo gemía como no lo hacia conmigo y decía que guevo tan rico tienes… yo no me aguante y acabé y ella a su vez tuvo como dos orgasmos hasta que el le acabo en su cuerpo pero demasiadoooo semen, wuaooo fue increíble, aparte de su enorme pene como de 19 cm y bien grueso… ella se fue a bañar y yo sali a tomar agua, cuando entre al cuarto no veo a su jefe y entro al baño, lo veo a el con ella cargada y mi esposa bien ensartada, ella se le veía su cara de placer y me dijo “papi te gusta, te gusta como me cogen bebe” dioooos eso fue para explotar y comencé a masturbarme mientras ella le decía “dame rico bebe, dame quiero tu lechita caliente…!! dios yo volvi acabar, mi esposa al verme acaba gritaba mas duro y gemia muy ricooooo aaaaaaaaaaahhhhh…!!! damela toda…. y se le fue toda adentro y dijo despues….diooos que ricoooo y beso a su jefe… luego fuimos a dormir, ya era tarde, mi esposa durmió en hilo ya que estábamos fuera de casa, dormimos los tres, lo cierto fue que yo quede muy rendido del sueño y por alla senti que la estaba volviendo a coger pero no quise levantarme acompañarlo, ya la dia siguiente me levante y ella estaba durmiendo sin nada y el jefe ya nos tenia desayuno, hablamos y fue muy serio y me dijo que mi esposa era demasiado rica y pues sin comentario a nadie, y pues cuando quisiéramos fuéramos para su granja a pasar la noche mientras su esposa llegaba, pero me quede con la duda cuantas veces la cogio… espero ir despues de año nuevo…

COMAPRTAN SUS RELATOS Y EXPERIENCIAS SWINGERS AQUI

08
ene

Relato swinger: “un caliente trio con la puta de mi esposa”

Bueno amigos ya había publicado el relato del primer trio que tuvimos mi esposa y yo, ahora quiero contarles de la segunda vez jejejej. Bueno platicando mi putita y yo acerca de que si nos había gustado la experiencia de compartir su papayita, le dije que al principio no pude evitar sentir celos, coraje, pero que al fin y al cabo era solo eso, una experiencia erótica así que a decir verdad al final me terminé excitando muchísimo de verla a ella con esa cara de puta cogelona. En fin que me gusto mucho.
Bueno le dije a ella “dime ¿te gusto sentir la verga de otro cabron dentro de tu pepita?” un poco apenada me contesto que si, que si le gustó, “la verdad tu amigo sabe coger muy rico”, le pregunte entonces “¿te gustaría volver a repetir?” ella agacho los ojos y me contestó que si, a mi me excitaba, que sí quería volver a sentir dos pitos para ella sola, que lo haría porqué le excitaba mostrarme ese lado de zorra que tienen todas las mujeres. Le dije entonces que adelante, que le volvería a decir a mi amigo si queria repetir.
Contacte a mi amigo y le volví a proponer cogernos a mi putita, a lo que no dudó en decir que claro, que para cuando, le dije que esa misma noche, el me preguntó que que tanto podía tocar, si podía hacerle de todo, asi que le dije que mi esposa queria ser tratada como una golfa, que el podía hacerle todo lo que ella le pidiera. El me preguntó “¿y si me la quiere mamar no te molestaria?” le dije que no.
Bueno quedamos para la nochecita, asi que antes de que el llegara ella me dijo si los dejaría coger un rato solos enfrente de mi, que si no me molestaría que le pidiera que se la follara como a una puta, yo le dije que no quería que se la cogieran como a una puta sino como a una putisima, a lo que ella se empezó a excitar y empezamos a jugar, en eso llego mi amigo, asi que le dije que se la empezara a coger ¿seguro? preguntó; le dije que si y ella le dijo que estaba de acuerdo, asi que ni tardo mi amigo le empezó a toquetear su cuerpo, le quitó la blusa y le empezó a besar sus tetas. Despues le bajo el pantaloncito ajustado que llevaba para asi dejarle solo una tanguita de encaje que ya tenia puesta y le empezara a pedir “¡por favor lameme la panocha!” el la complació mientras ella gemía como loca que le diera mas lengua. El le siguió y paso a quitarle su tanguita y la acomodó de manera que la penetrara de a misionero pero despues de un rato ella le pidió “¡dejame montarte, te siento como un burro caliente y quiero treparme arriba de ti!!! asi que cambiaron y estuvieron un rato asi, despues ella me habló y me dijo “¡amor quiero sentir tu verga en mi pucha, ven a darme pito mientras se la mamo a tu cuate!” por supuesto que la complací y mientras ella gemía de placer sintiendo mi chile en su puchita mi camarada hasta los ojos ponía en blanco debido a la mamada que le hacia la putita de mi esposa.
Que mas decir, cambiamos de lugares y mientras me la chupaba el le daba, asi que ya bien caliente ella empezó a pedir “¡ya los quiero adentro, pero primero tu mi amor, ábreme con cuidado mi culito!” fui pues por un poco de lubricante anal y con cuidado le fui lubricando ese culito con mis dedos mientras ella bien caliente se la seguía chupando a mi cuate, una vez que estuvo bien lubricada y relajada la puse de a chivito, asi mientras la bombeaba por su traserito le seguía lamiendo su verga y huevos de mi amigo muy excitada asi que solo oía “ahhhh, mas, dame mas rápido, ya, ya, los quiero en mis hoyitos”, decidimos complacerla, asi que me acosté para que me montara y ella me dijo “quiero sentir tu leche en mi culito, asi que déjame montar a tu amigo”, accedi, ella muy feliz lo montó y se dio varios sentones para despues pedirme a gritos “¡ya metemela que estoy bien caliente y ya no aguanto mas!” esta bien le dije, y con cuidado se la empece a meter por su anito mientras ella no paraba de gemir y gritar que lo queria mas rápido y mas duro, era tanta nuestra excitación que no aguantamos y acabamos los tres al mismo tiempo, entre su venida de ella que mojo bastante las sabanas y mi leche llenandole ese culito apretadito que tiene y mi amigo echandole los mocos por su verija, y cuando pretendíamos salirnos nos pidió que todavía no, que las dejaramos dentro de ella otro rato por que estaba muy feliz mientras jadeaba llena de placer y con una cara de golfita satisfecha.
Ya despues mas calmados se las sacamos y se despidió de mi amigo dandole una buena chupada ya que nos quedamos solos ella me abrazó y me dijo que gracias por permitirle ser asi de puta, yo le dije que eso es lo que me encanta de ella y mientras nos acostábamos para echarnos otro palo ella me pregunto si la dejaría irse a coger con un amigo que le gustaba; yo le dije que si a condición de que se llevara una minifalda, una blusa escotada y sobre todo que me contara como se la cogieron. Besandome ella acepto, ademas me dijo que iba con las ganas de ser la puta de ese amigo, pero lo que paso en ese encuentro que tuvo, otra ocasión se los cuento.

COMPARTAN SUS RELATOS SWINGERS DANDO CLICK AQUI

01
ene

Relato swinger: “swinger por error hotel temptation mexico”

Experiencia en hotel temptation mi marido y yo 32 y 28 decidimos que queríamos unas vacaciones para adultos y salir de la ajetreada vida cotidiana y los niños y esta fue nuestra experiencia .
Aunque el hotel Temptation de Los Cabos, México, se presenta como una alternativa dentro del turismo para adultos, es realidad, que durante algunas semanas de hospedaje se convierte en un punto de encuentro obligado para el intercambio de parejas.
Un desfile de cuerpos desnudos con los sexos al descubiertos, hombres flacos y gordos, otros atléticos con sus pingas colgando, mujeres gordas y delgadas, rubicundas y orgullosas de sus carnes, mujeres de senos operados y altivos, barrigas con signos evidentes de liposucción, otras con pechos caídos y arrugados como si hubieran amamantado a 14 críos sedientos. Miembros circuncidados, la mayoría, y unos pocos “encapuchados”; depilación total superando ampliamente la elección de los montes de venus naturalmente poblados, labios carnosos y encubridores vs. clítoris saltones, testículos brillantes de color rosa-chicle, escrotos oscuros y arrugados, y alguna que otra nalga perfecta, sobresaliendo del montón de culos caídos víctimas de la gravedad y la celulitis. Un hombre tamborileándose los huevos mientras habla por celular. Otro, tomando una siesta, en posición de cubito, al que se le asoman los testículos aprisionados entre las piernas –¿No le dolerá?, me pregunto–. Una mujer recargada en el borde de la piscina, con su pareja detrás, iniciando la cada vez más evidente y rítmica danza del sexo.

Esto es lo que logro ver desde mi camastro, al borde de la alberca, mientras decido que ya va siendo hora de quitarme el bra del biquini. Es mi primer día en el hotel y esta prenda marca la delgada línea entre ser una pasiva observadora o empezar a formar parte del entorno.

“Cualquier tipo de encuentro sexual está prohibido en la alberca, playas y áreas generales”, es una de las reglas del hotel. Sin embargo, en este paradisíaco resort de Los Cabos, en México, parece hecho para romper reglas.

Escogimos este hotel, seducidos por la propuesta de un all inclusive en el que no habría niños gritones alrededor. El resort forma parte de una nueva tendencia turística, que bajo la categoría de hoteles para adultos ofrecen amenidades de alto nivel, comida y bebida libre, y diversión acorde al tipo de huéspedes. Muchos de ellos incluyen también la leyenda de “ropa opcional” o “topless”. Hasta aquí la información de catálogo. Pero lo significativo, lo importante, inicia con otro tipo de datos a los que uno puede acceder una vez dentro del hotel. Ver a un mujer practicando una sexo oral a su pareja en el jacuzzi público, o presenciar un concurso de shots (bebidas cortas de alto contenido alcohólico) al borde de la alberca –donde el chiste consiste en sorber el liquido que se desliza por el cuerpo de otro huésped son algunas de las prácticas habituales que convierten en letra muerta el conjunto de reglas que te entregan al llegar al lobby.

Continuar viendo las fotos »

12
dic

Relato swinger: “Nuestra primera vez en un cine porno (santa teresa)”

De esos dias comunes para todos, pero para nosotros no, puesto que tenias un propósito para ese dia, algo que tenias curiosidad por conocer, ir a un cine porno mmmm que rico suena y claro que asi fue, les sigo contando: entramos a ese lugar escondido entre una privada donde el olor a húmedo, sexo y chondeo están a la orden del dia, yo un poco nerviosa, el con ganas de sentirme dentro de el, entramos por un pasillo iluminado pasando una cortina roja donde no se apreciaba nada a nuestro alrededor, solo la pantalla proyectando una escena muy rica que me puso la piel a chinita, el y yo nos sentamos en la sala a ver las películas, atrás de nosotros una pareja donde ella se lo estaba chupando y el expresaba su placer con haaa ! que rico; a lo lejos se escucha una pareja donde ella gemía de placer y por los ruidos que se escuchaban mi mente voló y cuando ella gemía imaginaba como se la metia y sacaba por el ruido que se escuchaba y unas cuantas nalgadas que ella recibía. Eso a mi me prendió mucho, mi vagina empezaba a mojarse mmmm que rico suena eso, mientras la pareja de atras ella le daba sus sentones yoo, yo le chupaba la verga dura que ya tenia el, eso me puso mi vagina mas mojada hasta el punto en que ya me dolía por las las ganas que tenia de que me penetrara. Entre los gemidos de las mujeres, sentones de la pareja de atrás ya ardía por que me cogiera.
La pareja de atrás se fue, nosotros ocupamos su lugar y por fin su verga dura y mojada entro en mi vagina, me puse frente a el y lo empecé a montar mientras el me chupaba las bubis yo le daba sus sentones, yo empecé a gemir de placer, las personas pasaban y se nos quedaban viendo, yo me puse mas caliente que le pedí que me cogiera de perrito y fue cuando empecé a gritar de placer, pues me encanta que me coja de esa manera donde siento su verga hasta lo mas profundo de mi vagina. Me excitó que las personas me vieran que rico me lo hace para eso ya teníamos a dos parejas de sentados mirandonos y las salas cada vez se llenaban mas, eso significa que mas gemidos y ruidos de parejas cogiendo, me puse muy cachonda que deje que dos hombres me empezaran a tocar mientras el me tenia de perrito bien empinada, paramos un poco y le dije que fuéramos a ver de donde venían esos gemidos de placer. En una sala del cine una orgía; veía la cara de placer de todos ellos en diferente posiciones, pero nooo noo terminó ahi, nos fuimos a su casa y se la volví a chupar y me la volvió a meter, me cargo de frente y yo le daba sus sentones. Su cara de placer de tan rico que estaba sintiendo, me decía “dale dale que me vengo y mmmmm” que rico, su semen salió y yo quede satisfecha ante tal cogidota que me dio.

Nuestra primera experiencia en el mundo sw y nuestra primera vez en el cine santa teresa puebla. El pasado fin de semana después de platicar un rato nuestras inquietudes y deseos como pareja decidimos ir al cine xxx para experimentar nuevas experiencias emociones y placeres. Una vez que llegamos al cine compramos lo boletos, pasamos al vestíbulo donde una amable señora nos corto los boletos y nos guió a la parte superior del cine donde abre una puerta con seguro, una vez adentro caminamos por el pasillo y pasamos una cortina, la cual da entrada a tres pequeñas salas. En el momento que entramos a estas no podíamos ver nada por la obscuridad por lo tanto dudamos un poco de a donde pasar a tomar asiento, una vez que se ilumino un poco mas la pantalla pudimos ver los asientos de la primera sala, pasamos a sentarnos y empezamos a ver la película la cual nos excitó un poco. Después nos pudimos percatar de otros sonidos de una que estaba cogiendo y se llegaba a escuchar como la penetraba mientras atrás una mujer le practicaba sexo oral a su pareja, lo cual se escuchaba muy agradable.
Al escuchar los sonidos nos volteamos a ver y fue una mira de hagámoslo por lo que nos empezamos a besar muy apasionadamente, después le empecé a tocar sus hermosos y riquísimos pechos por encima de su blusa. Después recorrí mi mano por abdomen y cintura hasta bajar a su entre pierna la cual toque primero por arriba de su pantalón y mientras mas nos besábamos mas nos prendíamos. Después metí mi mano debajo su pantalón, al meter mi mano me percate de que ya estaba muy mojadita, después de dedearla me bajo mi pantalón y me empezó a ser el mejor sexo oral que se puedan imaginar; la pareja de atrás al escuchar la riquísima mamada que me daba mi esposa se prendieron y cm que su mujer intento competirle a mi esposa por supuesto que a mi parecer nunca tuvo oportunidad ya que lo de mi esposa es delicioso.
Después de mamarmela un rato era tanto nuestro deseo mutuo que le pregunte si quería sentir mi verga adentro a lo que respondió que si; entonces le dije q se bajara el pantalón lo cual lo hizo después de bajárselo le hice a un lado su tanga y se la meti y entro tan fácil ya que estaba super mojada y mi pene lleno de su saliva al escucharnos coger la pareja de atrás empezó tmb a coger pero solo tanto su esposa como el solo se la pasaban observándonos ya que mi esposa tiene un espectacular cuerpo.
Después esa pareja se retiró, entonces no pasamos a los asientos de atrás y ya que nos quedamos con la sala sola ella me dio unos sentones riquísimos, después que la vi un poco cansada le pregunte si quería cambiar a lo que ella me respondió “cogeme como me encanta” y entonces que la volteo que la pongo de perrito, me paró su culito tan rico y no pude resistir mas y le meti mi verga y le di bastante duro jalndole su cabello, metiéndole unos dedos en su boca, una que otra deliciosa nalgada y arrimandola contra la pared y mientras cogiamos la sala se fue llenando y todos nos miraban coger hasta que unos imprudentes entraron con una enorme lámpara iluminando todo, lo cual rompió el mágico momento.
Después vimos otro rato la película y nos volvimos a prender y me la volvió a mamar riquisisimo y de nuevo que la volteo de perrito y le di duro y después decidí mejor apoyarla en la pared y bn parados le abría sus enormes pompas que están duritas, paraditas y riquísimas y dos hombres dejaron de lado a sus parejas por admirar la belleza de mi mujer y de tan excitados que estábamos no nos habíamos percatado que la empezaron acariciar y todo iba muy bien hasta que se quisieron pasar de listos por lo que decidimos parar un rato.
Después de eso fuimos a ver las otras dos salas y o sorpresa, en una estaban teniendo una gran orgía, se escuchaba muy rico y había una pareja que cogia similar a nosotros, lo cual nos intrigo bastante después de observar un rato nos salimos al pasillo para tomar un poco de aire ya que se encerró el olor, era un poco desagradable. Ya en el pasillo nos empezamos a besar y fajar muy rico y que me dice “te la mamo?” a lo que yo no puedo negar le dije q si y que la empieza a mamar y entraban y salían parejas y solo nos veian muy excitados y ya no agunataba las ganas de volverla a penetrar y lo empezamos a hacer.
En eso se empezaron a asomar por los deliciosos gemidos de mi novia pero intentaron tocarla lo cual no le gusta ni a mi, solo queremos que nos vean y ver después de ese desagradable momento decidimos irnos y al llegar a casa nos pusimos a ver la invitación de nuevos contactos y estábamos viendo sus perfiles si eran similares a nosotros o no y de estar viendo nos prendimos y volvimos a hacer de la nuestra, me bajo el pantalón; se hincó y me la mamo viéndome a los ojos, esa miradas q derriten y que la siento en la silla subi sus piernas y la penetre. Después le dije agarrate de mi cuello fuerte y la cargué y le empece a dar duro. Cuando me canse ella con sus ricos movimientos y brincos en mi verga me hizo llegar al éxtasis y le decía a si mas duro dale chiquita dale que me vengo y en eso saco mi verga de su mojadisima vagina y me vine en gran magnitud y ambos quedamos muy extasiados y muy complacidos un gran y especial dia…

COMPARTAN SUS RELATOS SWINGERS DANDO CLICK AQUI

05
dic

Relato swinger: “Sexo de casualidad en Lima”

Una tarde estaba sumamente apurado tratando de entregar un informe en el Centro de Lima, y estaba buscando una fotocopiadora para poder hacer dos copias y anillar mis informes. Entré corriendo a una galería de la calle Lampa y seguí los avisos que decían “Copias”, hasta llegar a un patio interior. Al costado de unas escaleras estrechas había otro letrero que decía “Copias” con una flecha que indicaba subir las escaleras. Trepé las escaleras como pude y busqué en todo el rededor dónde estaba la fotocopiadora, pero no podía verla. Pensé tocar las puertas pero no aparecía ningún letrero más. Una de las puertas estaba entreabierta asi que decidí preguntar, realmente la hora ya me vencía. Empujé la puerta y traté de llamar la atención con el ruido. “Buenas”. Nadie respondía pero se notaba que había alguien porque había música de radio. “Buenas”, dije más fuerte. De vuelta sólo escuché la música y unos ruidos raros de una silla vieja. “Buenas tardes, ¿copias?”, dije más fuerte. El ruido se interrumpió de golpe y se oyeron pasos fuertes en el piso de madera. “¿Qué pasa? ¿Quién es usted?” me gritó un hombre maduro. “¿Qué hace aqui en mi casa?”. Yo respondí que estaba buscando copias y que me disculpara que no me di cuenta que era una vivienda. Luego que se calmó me explicó que tenía la fotocopiadora al frente y que había cerrado por falta de clientes, pero que si yo quería podía fotocopiar mi informe. Le rogué que por favor me ayudara que estaba con la hora. Saqué mis copias y pague lo más pronto y me fui corriendo a entregar mis informes. Antes de salir el hombre me alcanzó una tarjeta. Al salir me tropecé con una mujer joven y sensual que venía de la vivienda hacia la fotocopiadora, trayendo el vuelto. No podía estar seguro pero juraría que me sonrió cuando me crucé con ella.
Otro día que no estaba tan apurado me atreví a volver con alguna justificación de alguna copia tonta y fui como tres veces pero solo la tercera vi de nuevo a la mujer. “Asi que se ha hecho caserito”, me dijo el hombre que me reconocía cada vez que iba. “Si pues, asi es el trabajo, mucha copia”. Y el hombre se reía. Yo cada vez iba entendiendo más que al hombre no le molestaba que yo fuera, aunque no estaba seguro si él entendía que yo iba para poder ver a la chica bonita. Una de las veces que fui a sacar copias encontré la fotocopiadora cerrada de nuevo. Entonces como sabía donde vivía fui para tocar la puerta. Como la primera vez la encontré entreabierta, y esta vez no había música, pero si se escuchaba otra vez ese ruido de silla vieja a fondo. “Permiso”, grité, con mucha más confianza que la vez anterior. Esta vez el ruido no se detuvo asi que me atreví a entrar un poco más. Cuando entre a una especie de sala me sorprendió ver a la chica sentada cara a cara sobre el viejo que estaba a su vez sentado en la silla, y el ruido no paraba porque se movían ritmicamente. Ambos estaban con jean y camisas, pero la chica tenía la blusa desabrochada.
Al principio pensé que no me habían visto asi que retrocedí tratando de salir, pero me dio tanta curiosidad que volví a meter la cabeza. Ellos no paraban. Yo empecé a pensar que me había hecho invisible porque mi presencia no parecía alterarlos en nada. El viejo le murmuraba cosas al oído pero yo no podía escuchar. Ella sólo se reia y jadeaba un poco. Cuando presté atención, era algo como “ahi está tu casero favorito, tanto que querias verlo”, le decía. En ese momento ella volteó la cara y me miro jadeando pero con una sonrisa leve, como cuando cualquier mujer sale de una ducha caliente o algo asi. Luego volvieron a lo suyo y otra vez como si yo no existiera. Habrían pasado 10 minutos cuando el viejo me dijo: “¿vas a entrar o te chupas?”. Yo todavía no me podía creer que yo hubiera optado por seguir parado ahi. Le dije “disculpe, no quisiera interrumpir”. “Ah, educado eres”, dijo el viejo apretandose a la cadera de la chica. “Tú le gustas a mi chica”, me dijo como dando una lección a un chico. “Oye, no hables asi”, dijo la chica, y se paró medio avergonzada. “¿Quieres una gaseosa?”, dijo el viejo. “N… si, gracias”, dije balbuceando. “Te presento a mi novia, Ursulita, saluda mami”. Ella me dio la mano y se acercó a darme un beso en la mejilla. Nos sentamos a tomar gaseosa y me explicaron que no tendrían problema en que siga mirándolos, y que les gustaba exhibirse. De pronto volvieron a su misma posición en la silla, ya completamente habiéndome incorporado a la escena. Durante otros quince minutos los contemplé incrementando mi excitación, ya con bastante confianza, y no evité tocarme el miembro que se ponía duro porque era la primera vez que dos desconocidos se prestaban abiertamente a que los viera, aunque muchas veces me había gustado mirar parejas en los parques y automóviles. La chica sacaba su trasero para que se viera, ambos todavía estaban en jeans pero ella ya tenía toda la blusa abierta y el le besaba los pechos sobre el brassiere. “Le gustan los masajes en los hombros”, dijo el viejo.
Yo tardé en pararme porque me di cuenta que a pesar de la confianza me daba vergüenza que mi miembro estuviera tan duro delante de la vista de la pareja de una chica. Me di cuenta que siempre habia sido sucio pero nunca había querido admitirlo delante de otros. De todos modos me paré y nuevamente tardé en acercarme detrás de la chica. La chica tiró la cabeza para atrás hasta tocar mi pecho y sentí una excitación abrupta que me empañó los lentes. Casi como evitando que se pegara a mi me atreví a poner mis manos en sus hombros y sentí que su cuerpo estaba caliente. De ahi en adelante me fui pegando poco a poco hasta que estaba seguro que ella estaba disfrutando mi miembro duro sobre su espalda, con cierta demora terminé besándole el cuello y acariciandola. No hacía nada que el viejo no autorizara o sobre lo cual tomara la iniciativa primero, pero cuando lo hacía, ya empezaba a improvisar repetir algunas cosas. Le toqué la cintura, le levanté la blusa para sentir su piel, me quité la camisa, le acaricié la cabeza, los pechos, y cuando me pidieron le desabroché el brassiere, le iba quitando la ropa. Todo se repitió muchas veces, pero esa primera vez y esos primeros minutos fueron irrepetibles. Ahora que tengo pareja, a veces vamos con ella y disfrutamos los cuatro. Es una experiencia muy satisfactoria.

COMPARTAN SUS EXPERIENCIAS SWINGERS, DANDO CLICK AQUI

Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.
El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Soyswinger.com sino de los usuarios que aqui los presentan.